ciencia, sentidos, descubrimiento, salud

Descubren que la vista y la audición funcionan de manera conjunta

La vista y la audición suelen considerarse complementarias. Pero, quizás, el vínculo sea más estrecho: un nuevo estudio de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) confirma que ambos sentidos no son independientes e influyen mutuamente en la percepción del entorno.

Hasta ahora, la mayor parte de los estudios científicos habían mostrado cómo la percepción visual de distancia influye en la auditiva. El nuevo trabajo describe un efecto inverso.

“El resultado es relevante, ya que presenta evidencia adicional de que nuestra percepción es multi-modal, es decir, que los sentidos de la vista y la audición no son independientes”, indicó el director del proyecto, el doctor Manuel Eguía.

Cómo fue el descubrimiento

En el estudio, cuyo responsable fue el doctor Ramiro Vergara, 80 voluntarios fueron invitados a participar en un experimento de percepción visual en el que debían estimar la distancia a objetos iluminados (unos rectángulos de acrílico) en posiciones fijas en ambas salas a oscuras.

La reverberación es un fenómeno sonoro producido por la reflexión que consiste en una ligera permanencia del sonido una vez que la fuente original ha dejado de emitirlo.

La mayor parte de los participantes estimó que las distancias eran mayores en la sala reverberante. Durante el experimento los sujetos escuchaban una voz que daba instrucciones por un parlante y su propia voz, sonidos que en la sala reverberante tardaban más tiempo en extinguirse.

“El resultado del estudio es interesante de por sí. Todavía no sabemos del todo por qué se produce este fenómeno perceptivo, hay varias hipótesis. Lo que podemos decir es que los sujetos ajustan sus expectativas de distancia según el tamaño que creen que tiene la sala y a su vez este tamaño es inferido a partir de la reverberación”, señaló Eguía.

Para el investigador de la UNQ, la reverberación es una clave auditiva de las dimensiones y las características acústicas del espacio en el que nos encontramos. “Cuando no disponemos de otro dato, esta información puede influir en nuestras estimaciones de distancia”, concluyó.

 

Foto: Manuel Eguía (Izq.), Ezequiel Abregú, Ramiro Vergara y Esteban Calcagno, investigadores del CONICET y de la UNQ, en la Cámara Reverberante y Anecoica del Laboratorio de Acústica y Luminotecnia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.