perros salvajes, Ushuaia, salud

Ushuaia: ¿por qué atacan a la gente los perros del fin del mundo?

En Ushuaia se preguntan cuál es la causa por la cual los perros callejeros están fuera de control y atacan a los humanos e incluso a otros animales. En los últimos días varias personas fueron mordidas y una de ellas sufrió tantas heridas que estuvo hospitalizada y corrió riesgo su vida.

Para responder algunas de esas preguntas, realizarán un conteo de perros callejeros para saber cuál es la verdadera situación tras los ataques que sufrieran varios vecinos, a la vez que intensificarán los rastrillajes que ya dieron como resultado tres perros atrapados.

A fines de junio, Consuelo Ávalos de 55 años, caminaba por la zona entre el Aeropuerto Internacional Malvinas Argentinas y los barrios Misión Alta y Misión Baja cuando fue atacada por al menos quince perros que la mordieron y le provocaron más de treinta heridas cortantes por todo el cuerpo, incluido el cuero cabelludo.

715x402_349501_20170630211418

Según las fuentes, Ávalos se salvó de la muerte porque otros vecinos escucharon sus gritos y la auxiliaron, pero debió ser hospitalizada durante varios días. Además de la mujer, un nene de 11 años sufrió varias mordeduras de perros mientras jugaba en una plaza del barrio Los Alacalufes, por lo que también debió recibir atención médica, aunque solo sufrió lesiones de carácter leve.

El perro cimarrón en la historia

Cimarrón es un vocablo que se aplicó en América, originariamente en la isla La Española a todo lo que habiendo sido doméstico o civilizado se volvía al estado salvaje o silvestre, haciéndose referencia en este caso a su refugio en las cimas, en realidad en los montes y valles escondidos de las sierras; con lo cual cimarrón sería “el que vive en las cimas o se oculta en ellas”.

Los perros cimarrones descendían de los canes domésticos que se asilvestraban. Fruto de las adaptaciones a las condiciones naturales en las distintas regiones de América en donde los cimarrones lograron sobrevivir, se fueron produciendo en estado silvestre algunas variedades locales de estos cánidos, las que causaban daños al atacar el ganado doméstico, por lo que solían ser combatidos por los colonos. En su mayor parte, estos tipos locales fueron exterminados a fines del siglo 19 y primeras décadas del siglo 20. 

Hay crónicas detalladas de ataques por parte de jaurías de estos perros a caravanas y personas, lo que llevó a las autoridades de la época (fines del Siglo 18) dispusieran e incentivaran grandes matanzas, llegando a contabilizarse por decenas de miles los perros muertos.

¿Qué harán en Ushuaia?

El municipio junto a la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, realizará un relevamiento de perros sueltos o asilvestrados para tener un diagnóstico de situación que permita avanzar sobre seguro en las cuatro líneas de acción trazadas por el Plan de Manejo: “control poblacional, información y promoción de la salud, vigilancia epidemiológica e investigación”.

Los hospitales públicos atienden unos 400 casos anuales de personas mordidas por canes, pero después llegan a la denuncia a Zoonosis sólo 40.

“Nosotros tenemos población estimada de 30.000 canes en toda la ciudad, pero calculamos que los perros sueltos serán sólo un 10 por ciento. Vamos a aplicar una técnica de conteo que esperamos que esté listo en los próximos 60 días”, explican.

Por protocolo, los animales capturados están en observación durante 10 días para descartar que tengan rabia, y luego el médico evaluará cada caso y decidirá si el destino puede ser la adopción.

Foto: Crónicas Fueguinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.