tren, ferrocarril, Buenos Aires

Cientos de personas piden: “Que vuelva el tren”

Cientos de vecinos de Brandsen, Pigüe, Saavedra, Chascomús, Ranchos, Torquinst, Capitán Sarmiento, Tandil, Laprida, Pringles, Púan y Sierra de la Ventana se organizaron en asambleas y reclaman respuestas a más de seis meses de la suspensión del servicio de tren y advierten que la falta de ferrocarril está impactando económicamente en esas ciudades, mientras que desde el gobierno nacional afirman que no hay fecha cierta de retorno del servicio.

“Que no haya más trenes está dejando consecuencias económicas graves. Hay gente que no viaja más por la diferencia en el valor del pasaje en micro. Los estudiantes dejaron de ir a estudiar y hasta algunos comerciantes que trasladaban sus mercaderías ya no pueden hacerlo”, dijo a Télam Irene Antognolli, integrante de la asamblea “Que vuelva el tren-Comarca Sierra de la Ventana”.

La suspensión de los ramales que manejaba la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (Ferrobaires), incluida la del tren turístico a Mar del Plata, data de hace más de seis meses luego de un choque de una formación de pasajeros que dejó un saldo de 28 personas heridas en Rawson, en el partido de Chacabuco. La gobernadora María Eugenia Vidal decidió en aquel entonces la suspensión del servicio tras citar un informe de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte que calificaba de “crítico el estado de la empresa y de deficiente el estado de las vías y del material rodante”. Este accidente aceleró el traspaso de la empresa a la órbita nacional, que se concretó en un acta acuerdo en julio de 2016.

“Se creó una Unidad Operativa de Transferencia (UOT) para gestionar esa transición. Esta decisión vino a normalizar una situación irregular ya que el traspaso estaba previsto desde febrero de 2007, pero ningún gobierno anterior lo hizo efectivo”, dijo a Télam una fuente del ministerio de Transporte. Pero hoy, casi siete meses después, los trenes siguen suspendidos y los usuarios, esperando respuestas.

“Las autoridades alegan problemas de seguridad, pero los trenes cargueros siguen pasando. Por Sierra de la Ventana, donde no pasan más trenes de pasajeros, pasan 4 trenes cargueros por día. Eso quiere decir que efectivamente las vías están operativas”, indicó Antognolli, quien además denunció “el trato discriminatorio” que se les impone al no recibir “una alternativa que cubra provisoriamente las necesidades de traslado”.

Agregó que además de los petitorios presentados a intendentes de cada municipio, se acercaron al Ministerio de Transporte encabezado por Guillermo Dietrich pero que no tuvieron éxito. “Sólo queremos que nos digan si hay un plan de obras, si esto se demorará o si no va a haber más trenes”, lamentó la vecina. “Las respuestas que nos dieron son mínimas. ¿Cómo pueden decirnos que es por seguridad cuando las rutas, a esta altura colapsadas, son escenario de accidentes fatales permanentemente?”, se preguntó Paula Beltrán, otra integrante de la agrupación en Sierra de la Ventana.

Brandsen y Tandil, paralizados

En la misma línea, Víctor Amarilla, de “Que vuelva el Tren-Brandsen”, dijo que el reclamo va a continuar hasta que alguna autoridad de respuestas. Adelantó que, en la asamblea colectiva del próximo 14 de enero en Brandsen, representantes de la “Multisectorial Que vuelva el Tren”, que nuclea a todas las localidades que siguen sin ferrocarril, decidirán próximas medidas, entre las que se proyecta una marcha en febrero hacia Capital Federal para visibilizar el reclamo.

Hasta junio del año pasado, Ferrobaires llegaba con cuatro ramales a Tandil, Bahía Blanca, 25 de Mayo y Junín. Hoy, Trenes Argentinos, empresa estatal dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación, absorbió dos de esos cuatro ramales, pero con menos frecuencia y sin paradas en algunos partidos, como es el caso de Saavedra, paradójicamente declarado Pueblo Histórico Ferroviario.

“Hacemos un llamado para que todos nos unifiquemos, pedimos a todos los pueblos que se quedaron sin trenes que nos movilicemos, y llamamos a los ferroviarios para que se movilicen porque ellos también pueden perder su fuente de trabajo, hasta ahora estamos muy solos en el reclamo”, advirtió Amarilla.

 

Fuente: http://www.brownonline.com.ar