Noé Jitrik, libros, literatura, cultura

Noé Jitrik: “Leer es algo físico, compromete vísceras, mente y corazón”

“El efecto al que puede aspirar la lectura es a cambiarle la vida a la gente”, afirma el escritor y crítico literario Noé Jitrik, nacido en la localidad bonaerense Rivera en 1928, mientras presenta un nuevo libro de la colección Ampersand: “Fantasmas del saber (lo que queda de la lectura)”, en el que indaga sobre su vínculo con la lectura y traza el mapa los libros que lo marcaron.

Noé es autor de cuentos, novelas y ensayos críticos, literarios e históricos y hoy se desempeña como director del Instituto de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Buenos Aires. En el nuevo libro traza un itinerario en el que desarrolla su vínculo con la lectura desde el el primer libro que leyó: La cabaña del Tío Tom, a su apasionado descubrimiento de Franz Kafka, su encuentro con el mundo de Roberto Arlt y lo que fue significando ese ritual a lo largo de su vida.

Despertar; Desplazarse; Vértigo; Cacería; Provocación, son los nombres de algunos de los once capítulos que componen el libro en el que Noé Jitrik describe el acto de leer como “físico” porque señala que “Compromete vísceras, mente y corazón. Es como caminar, a medida que se lee, cuando uno camina, otras lecturas lo están esperando, otros mundos y otras voces”.

Télam: La lectura de Kafka es relatada como un momento importante en su vida 

Noé Jitrik:  Sí, me encerré a leer a Kafka. Fue un momento posterior a mi entrada a la facultad en el año 49 y lo mismo me pasó al leer a Sarmiento y a Roberto Arlt. Son libros que recuerdo que me provocaron lo mismo: no me dejaban dormir. De Sarmiento fue el Facundo, que es alucinante. Su lectura actual suele ser polémica, pero las imágenes que se precipitan no hay porque subordinarlas a los conceptos sarmientinos. Lo que no deja dormir es el libro pero también el sujeto que lo concibió que aparece en el libro como alguien capaz de despertar a los demás de una especie de sueño, de sopor en el que solemos vivir.

Télam: ¿En el último tiempo hay algún texto con el que le haya pasado algo así?
Noé Jitrik: Esos fueron terremotos que me gusta pensarlos como libros insomnes. Pero hubo otros que me impresionaron como “El último encuentro”, de Sándor Marai, que me detuvo la respiración. Hay otros libros que no menciono como los de Thomas Berger que son muy fuertes y me provocaron la misma emoción que el de Marai.

Télam: ¿Qué le gustaría que encuentre quien lea el libro?

Noé Jitrik: Me gustaría que quien lo lea pueda pensar que la literatura puede ser algo gratificante y no solo objeto de conocimiento. Es una gratificación de una índole muy particular como la comida: uno come para alimentarse pero de pronto uno siente que ciertos platos son gratificantes porque lo hacen a uno encontrarse con un sentido y leer es también un poco eso. Leer es una ceremonia secreta porque es muy individual. Si uno toma un libro entre las manos y se sienta a leer, está solo con el libro. Es un ritual secreto porque los rituales eclesiásticos son públicos pero estos no. Uno lee solito.

Télam ¿Cómo definiría el ejercicio de la lectura?

Nié Jitrik: Es lo que permite nuevas experiencias, porque uno cuando empieza a leer y lee plenamente, luego quiere seguir leyendo. Ese es el secreto, despertar la curiosidad, no la obligación de ser culto. La curiosidad se despierta cuando se pone en ejercicio, antes no hay curiosidad. Yo siempre estoy tratando de acercarme a la literatura y ese enigma es atrayente. Toda mi vida ha girado en torno a ese enigma. Es interesante cuando uno puede relacionar un libro que leyó con otros, ya sea del mismo autor o con otros autores.

Premios y reconocimientos:

  • Doctor Honoris Causa de la Universidad de Puebla.
  • 1981 Premio Xavier Villaurrutia por Fin de ritual.
  • 1993 Caballero de las Artes y las Letras en Francia.
  • 1994 Premio Konex, categoría “Ensayo literario”.
  • 1995 Profesor “ad honorem” de la Universidad de la República Oriental del Uruguay.
  • 1996 “Profesor honorario” de la Universidad de Buenos Aires.
  • 2004 Premio Konex, categoría “Ensayo literario”.
  • 2006 Premio Konex de Platino, categoría “Teoría Lingüística y Literaria”.
  • 2009 Doctor honoris causa, por la Universidad Nacional de Cuyo.
  • 2010 Doctor honoris causa de la Universidad de la República (Uruguay).

Fuente: Télam

1 comment

  1. Pingback: Fantasmas del saber (Lo que queda de la lectura). Noé Jitrik. Ampersand – Trama editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.