cáncer de mama, salud, enfermedades

Científicos argentinos crearon un mamógrafo que no utiliza rayos X

El diseño de un mamógrafo capaz de detectar quistes y tumores de mama a través de luz infrarroja y sin utilizar los rayos X, es el eje de una investigación de un equipo de científicos de la Universidad Nacional del Centro (Unicen) y del Conicet, que la semana próxima presentarán su proyecto en el Silicon Valley estadounidense.

Hasta ahora, la idea fue probada a nivel laboratorio y sobre medios artificiales, y será presentada ante empresarios y expertos del Silicon Valley con el objetivo de convertirla en un dispositivo que permita decidir si la misma es adecuada para ser utilizada en estudios clínicos.

El equipo de físicos y matemáticos trabaja en temas relacionados a la propagación de la luz en medios biológicos desde hace unos 15 años, para desarrollar técnicas que complementen a los sistemas convencionales de imágenes médicas.

Lo hacen utilizando luz infrarroja, totalmente inocua para los seres vivos, en lugar de radiaciones ionizantes como son los rayos X.

La propuesta, presentada como “Un Prototipo del Mamógrafo Óptico”, recibió uno de los premios del Concurso de Ideas de Negocio “Prendete” que organizan la Unicen, el Municipio de Tandil, el INTI y el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Buenos Aires, entre otras instituciones.

Nicolás Carbone, uno de los integrantes del equipo del mamógrafo, precisó a Télam que la idea surgió a partir de la necesidad de contar con un sistema de formación de imágenes para diagnóstico mamográfico que complemente a las ya existentes.

Estadísticamente, una de cada ocho mujeres en Argentina podría desarrollar cáncer de mama a lo largo de su vida, y el 20 por ciento de ellas antes de los 40 años, aunque el 95% de esos casos son curables si son diagnosticados a tiempo.

Sin embargo, los estudios mamográficos actuales sólo son indicados para mujeres mayores de 45 años debido a la nocividad de los rayos X. Por la misma razón, no se recomienda su uso frecuente para el seguimiento de la evolución de la enfermedad o tratamiento.

“Nos preguntamos qué pasaría si existiera un aparato capaz de mostrar anomalías dentro del tejido mamario sin utilizar rayos X, que pudiera ser usado con mayor frecuencia y sin preocupación por el daño acumulado·, detalló Carbone.

Carbone destacó que el sistema en desarrollo “sería mucho menos agresivo al tejido y mucho más cómodo, además de ser más barato ya que no se requiere toda la infraestructura de protección contra los rayos X.”