Mariana Enriquez, libro, cuentos, cultura

Un libro de terror cotidiano: Las cosas que perdimos en el fuego

En su nuevo libro de cuentos, “Las cosas que perdimos en el fuego”, Mariana Enriquez presenta doce relatos que abordan el terror contemporáneo a partir de un trabajo con problemáticas sociales que van de la depresión a la violencia de género, configurando una cautivante obra que habla de la pérdida, el dolor y las formas de la amistad.

En su nuevo libro Mariana recurre a las situaciones más oscuras de la realidad humana, y lo hace con un lenguaje sencillo, con imágenes que tiñen las páginas de realidad y asombro. Tanto es así que el lector se encuentra en la encrucijada de no saber si está leyendo ficción o una crónica verídica.

La historia de un chico que vive en las calles de Constitución y su madre embarazada adicta; una casa embrujada; historias de carencias y adicciones vividas en los años 90; las autodenominadas “mujeres ardientes”, que protestan contra una forma extrema de violencia doméstica que se ha vuelto viral; el famoso asesino en serie llamado Petiso Orejudo, que solo tenía nueve años, magia negra, los celos, el desamor, supersticiones rurales, son algunos de los viajes que propone cada cuento. Viajes a mundos poco conocidos por muchos, y temidos por tantos otros.

descargaEsta “mujer oscura”, como se autodenomina, transforma géneros literarios en discursos narrativos, desde la novela negra hasta el realismo sucio, pasando por el terror, la crónica y el humor, y ahonda con dolor y belleza en las raíces, las llamas y las tinieblas de toda existencia.

Nació en Buenos Aires en 1973. Es una periodista y escritora argentina que forma parte del grupo de escritores conocidos como «nueva narrativa argentina».

Cuando trabajaba en el suplemento “Sociedad” en Página 12, le hizo una nota a un australiano que había viajado en bicicleta por África. En medio de la entrevista, el tipo se levantó y le dio un beso. Años después se casaron. Hoy viven juntos en una casa de Parque Chacabuco.

Es licenciada en Comunicación Social en la Universidad Nacional de La Plata. Trabaja como periodista y columnista en medios gráficos, como el suplemento Radar del diario Página12 (donde es subeditora) y las revistas TXT, La Mano, La Mujer de mi Vida y El Guardián. También participó en radio, como columnista en el programa Gente de a pie, por Radio Nacional. Trabajó como jurado en concursos literarios y dictó talleres de escritura en la fundación Tomás Eloy Martínez.