laurel, salud, ecología

Los secretos del laurel, la planta milenaria que alivia el dolor

El laurel tiene un pasado remoto. Sus hojas provienen de un arbusto originario de Asia Menor, donde los griegos les otorgaron importantes significados y usos.

El significado más popular es el de victoria o triunfo, ya que en la antigua Grecia -para distinguir a los ganadores- se les colocaba una corona de laurel. Luego los griegos comenzaron a valorarlo por sus propiedades curativas, y comenzaron a utilizarlo por ejemplo para aliviar las picaduras de insectos.

En el ámbito de la cocina, el laurel también es muy apreciado debido a que el sabor de sus hojas es muy característico, ligeramente picante y un poco amargo.

Te brindamos a continuación algunas de las principales características de este cultivo que, a pesar de que le gustan los climas mediterráneos, también soporta las temperaturas más frías.

Algunas usos del laurel

Alivio del dolor: el aceite extraído de la hoja de laurel tiene propiedades anti-inflamatorias que pueden aliviar el dolor causado por torceduras, esguinces, artritis, reumatismo y dolores generales ya que aumenta la circulación y promueve una sensación de bienestar. En caso de dolor de cabeza, puedes hervir unas hojas de laurel en el agua durante unos minutos, luego cuelas y bebes esta mezcla mientras está caliente. También puedes aplicar una pasta de hojas de laurel en la parte frontal y hacer masajes para obtener alivio de la migraña intensa.

Infusión de laurel para la digestión: para mejorar la digestión y aliviar malestares estomacales, una infusión de hojas de laurel después de una comida pesada es una buena solución. Para ello se pone agua al fuego y se retira inmediatamente después de que comience a hervir, se agregan dos o tres hojas del laurel por cada taza de agua. La infusión se deja reposar durante 15 minutos y se sirve.

Tratamiento para los piojos: para deshacerse de los piojos, tienes que hervir unos 50 gramos de hojas de laurel trituradas en 400 ml de agua. Luego escurres el agua y la aplicas a las raíces del cabello. Lo ideal es dejarlo actuar durante 3 o 4 horas. Esto eliminará los piojos con eficacia y también los repelerá.

Laurel contra las manchas de desteñido: si por error has lavado al mismo tiempo prendas de colores fuertes y claros y algunas de ellas han quedado desteñidas, el laurel es la solución. Este es uno de los mejores remedios caseros para quitar manchas y además es muy rápido. Cuece varias hojas de laurel secas y cuando el agua empiece a hervir, retira el recipiente del fuego, deja enfriar el contenido y saca las hojas de laurel. Introduce la prenda en esa agua removiendo cada poco tiempo y -por último- deja la prenda reposando dentro del agua durante unas horas. Al sacarla puedes colocarla en el lavarropas y descubrirás que sale como nueva y sin rastro de manchas.

Cómo tener laurel en casa

Siembra y multiplicación: podemos comenzar a cultivar laurel a partir de semillas que se consiguen en los centros de jardinería. Las semillas se deben mantener con humedad constante y a temperaturas de entre los 20 a 23 grados para que germinen. También podemos realizar esquejes de plantas adultas o multiplicarlo por los hijuelos que brotan alrededor de la planta madre.

Sustrato: tanto si vas a cultivar directamente en la tierra o en macetas, esta planta necesita suelos profundos, con buen drenaje y con buen aporte de materia orgánica. Para el cultivo en maceta debemos usar una maceta con una profundidad mínima de 50 centímetros y un diámetro de 60.

Luz: no es un cultivo exigente en este sentido, se puede cultivar tanto a pleno sol como en semi-sombra.

Riego: necesita riegos regulares, sin abusar de la cantidad de agua, ya que no le gusta el exceso de la misma. Si pones el riego por goteo mucho mejor, se dosifica el agua, la planta tiene un suministro adecuado y no desperdiciamos este bien tan preciado.

Poda: para favorecer la salud general de la planta, se suele podar una vez al año, preferentemente en invierno. Siempre con tijeras bien limpias, retira las hojas y ramas viejas o estropeadas.

Plagas y enfermedades: las enfermedades más comunes son los hongos (por exceso de riegos o falta de drenaje) y las plagas que pueden atacarlo son los ácaros como la araña roja, la cochinilla y el pulgón. Puedes aplicarle humus líquido (vía foliar) para protegerlo de estos males.

Cosecha: a partir de que nuestro arbusto de laurel tenga un año, en cualquier momento podemos ir tomando las hojas que necesitemos. Se pueden colocar frescas en tus comidas y tendrán un sabor más fuerte o bien las puedes secar para un sabor más sutil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.