Detalle Riesling b

Las Perdices y un Riesling atípico en todo sentido

Llega una nueva creación de alta gama, el Riesling 2017 de Viña Las Perdices elaborado con uvas de Agrelo y en una botella especial.

Las Perdices ha mantenido desde su nacimiento un constante desarrollo de variedades originales y poco difundidas y se caracteriza, entre otras cosas, por la diversidad de vinos blancos.

Bajo este concepto, la bodega creó la marca paraguas Exploración que busca descubrir tanto regiones vitivinícolas como variedades poco usuales y métodos de vinificación poco tradicionales.

Riesling de Viña Las Perdices

A Exploración la integran cuatro líneas de vinos, una de ellas está compuesta por varietales blancos no tradicionales de pequeña y limitada producción como el Albariño y este nuevo lanzamiento de Riesling, con una botella aflautada.

Exploración también está integrada por Malbec Ice, con un método de elaboración no tradicional; Ala Colorada, integrada por variedades tintas no tradicionales, y Exploración Geográfica, donde Viña Las Perdices explora terruños fuera de Agrelo y se presentará al mercado durante 2018.

 

Un Riesling con buen bouquet

 

El bouquet depende de las condiciones climáticas y de los suelos de los que proviene, ya que capta los elementos minerales y luego los exhibe en el vino. En climas cálidos, tiene un cuerpo más contundente y desarrolla notas de piña, pera, durazno, ciruela blanca y flores. En un clima más fresco, muestra un cuerpo ligero y su legendario equilibrio entre dulzura, acidez y perfume.

Es reconocido por sus aromas complejos. Es versátil y perfecto para acompañar las más variadas recetas. Los chefs y sommeliers coinciden que es uno de los mejores amigos de la gastronomía. Es un vino de cuerpo liviano, bien equilibrado, aromático, elegante, pero al mismo tiempo con estructura.

Esta variedad tiene una rica acidez natural, que permite una buena conservación a través de los años, expresivas notas cítricas, ideales para cortar las grasas de las comidas más pesadas. Por ejemplo, el Riesling combina exitosamente con carne de cerdo o ternera, platos fritos o sopas cremosas.

Este ejemplar es de color amarillo pálido con sutiles tonos verdosos. Sus arromas recuerdan a flores blancas, lima, manzana y notas cítricas y minerales. Complejo, untuoso en boca, voluminoso, remarcando la acidez característica de la variedad.

Ideal para acompañar todo tipo de pescados y mariscos en sus diferentes presentaciones. También como aperitivo por su correcta acidez que le entrega una frescura admirable.

 

 

1 comment

  1. Fernando
    Reply

    Un desastre y estafa es ese vino de Las Perdices. Lo probé hace poco y si bien no tengo el paladar para degustar un buen Riesling, éste por lejos deja mucho que desear y lo pretenden emular con una cepa tan noble y de difícil acceso por el escaso rendimiento en cultivo como es el riesling.
    Esta fantochada con estilo careta está más hermanado con un Sauvinong Blanc o a un devenido a chenin…..Lamentable!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.