Oscar Verde, Pablo García Borboroglu, ciencia, premio, ecología

Un investigador argentino ganó el “Oscar Verde” más importante del mundo

Pablo García Borboroglu, investigador del Centro Para el Estudio de Sistemas Marinos, del CONICET y fundador y presidente de la Sociedad Global de Pingüinos, ganó el premio Whitley Gold Award –conocido como el Oscar Verde de la Ciencia- por su trabajo mundial en ciencia y conservación de pingüinos y en áreas protegidas marinas.

La selección del ganador es altamente competitiva, dado que se otorga solo a uno de los más de 190 personas de 80 países que han recibido el Premio Whitley tradicional en el pasado. La ceremonia se realizó en la Real Sociedad Geográfica e incluyó miembros de la Familia Real, celebridades, filántropos y organizaciones ambientales de Europa.

“Traer a la Argentina un premio de este calibre es un gran honor y una tremenda satisfacción. Es muy gratificante que casi 30 años de trabajo en conservación sean reconocidos por una organización de tanto prestigio y visibilidad mundial. Para mi es importante no solo publicar artículos científicos, sino lograr que tengan una utilidad e impacto en la realidad. El trabajo no solo ha ayudado a conservar ambientes y especies con herramientas que trascenderán nuestras vidas, sino también a generar trabajo y recursos genuinos para las economías regionales, mejorando el manejo de actividades humanas en área costeras y marinas”, explica el reconocido investiga.

Una gran trayectoria

Pablo vive en Puerto Madryn e inicio su trabajo con pingüinos y conservación marina hace casi tres décadas. Se graduó en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y obtuvo su Doctorado en la Universidad Nacional del Comahue.

Más de la mitad de las dieciocho especies de pingüinos están amenazadas. Su trabajo ha contribuido a proteger más de tres millones de hectáreas marinas y costeras que ellos utilizan y ha generado investigaciones útiles para la conservación y manejo de ambientes y especies en 4 continentes.

Promovió, obtuvo financiamiento y coordinó el trabajo que llevo a la creación de la Reserva de Biosfera de UNESCO más grande de Argentina. Ha llevado 6.000 chicos de países en desarrollo a conocer sus pingüineras cercanas, para incentivar una cultura de conservación a través de los pingüinos.

También ha promovido la creación y dirige el Grupo especialista mundial de pingüinos de UICN que influye sobre problemas de conservación internacional. Más recientemente, disertó en Naciones Unidas, contribuyendo a incluir la conservación oceánica en la Agenda 2030 de ONU.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.