La Picasa, Santa Fe, inundación, Ruta 7

Santa Fe: se perdieron 70 mil hectáreas productivas por la crecida de La Picasa

Productores rurales del sur de Santa Fe afirman que se perdieron alrededor de 70 mil hectáreas productivas en el sur de la provincia por la crecida de la laguna La Picasa y advirtieron que la situación en la zona podría agravarse aún más durante el otoño, ante la perspectiva de nuevas lluvias.

La situación alarma a la población rural que habita en el sur provincial, con epicentro en el pueblo santafesino de Diego de Alvear, distante a 5 kilómetros de La Picasa, un espejo de agua que no para de crecer y mantiene cortada la Ruta Nacional 7, por donde la mayoría de los productores de la zona sacan sus cosechas.

La laguna La Picasa tenía originalmente un tamaño de 70 mil hectáreas; hoy tiene 550 mil hectáreas por la entrada de agua de otras cuencas.

“Sigue entrando agua a la laguna, y encima ahora hay un canal desbordado al otro lado de Rufino que aporta entre 10 y 15 metros cúbicos de agua por segundo. Todo esto se agravará con las lluvias de otoño que agrandarán la cuenca de La Picasa”, dijo a Télam el presidente de la Asociación de Productores Rurales del Sur de Santa Fe (Aprusfe), Armando Enrique Rey.

Tras señalar que ya se han perdido unas 70 mil hectáreas productivas en el sur santafesino, el directivo graficó el crecimiento de la macrocuenca de La Picasa: “De 150 mil pasó a 550 mil hectáreas, y eso es por la entrada de agua de otras cuencas. Toda la vida la laguna tuvo una cuenca de 70 mil hectáreas”, precisó.

“Lo más grave, es que la laguna se va extendiendo hacia Buenos Aires: la Ruta Nacional 7 divide prácticamente a Santa Fe de Buenos Aires, pero a 400 metros de la ruta, ya estamos en el partido de Villegas y Pintos, donde hoy se observa mucho campo inundado”, comentó Rey.

El productor cuestionó a las autoridades bonaerenses, al afirmar que “Buenos Aires metió los canales de Iriarte y Alberdi dentro del canal de salida de bombeo de la alternativa norte, o sea que esta provincia produce un 20 por ciento de aguas hacia la laguna y ésta es la fuerte discusión política que tenemos por el momento”, apuntó.

Por su parte, Mauricio Silvestri, transportista en Diego de Alvear, dijo a Télam que en esa localidad “el agua surge desde abajo del asfalto y hay un olor nauseabundo por el desborde de los pozos ciegos, al subir las napas freáticas”.

“La provincia de Santa Fe dice que tiene que hacer un canal de unos 6 kilómetros de largo para sacar por gravedad el agua, pero no lo hacen. Esto se está complicando cada vez más, encima las bombas aliviadoras que habían puesto para extraer el agua de la laguna, ahora no funcionan”, se quejó Silvestri.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.