Guillermo Bértola cuenta sus secretos para nadar en aguas abiertas

Se acerca la temporada de aguas abiertas y los nadadores amateurs se lanzan a los ríos y lagunas: desde las pruebas “de bautismo” de 500 metros hasta las competitivas de 21 kilómetros. Aquí, el mejor nadador argentino de aguas abiertas da sus consejos. 

Guillermo Bértola es considerado el mejor nadador de aguas abiertas de la Argentina según el ranking de la Federación Internacional de Natación (FINA), luego de su desempeño en la Copa del Mundo de esa especialidad en Hong Kong, donde finalizó sexto entre cincuenta competidores.

Bértola charló con POR EL PAÍS y dijo: “En pileta el rival es uno mismo, en aguas abiertas no hay parámetros de tiempos fijos. Influyen las condiciones climáticas y los rivales, con los que hay roces constantes. Se busca más una posición, como por ejemplo estar entre los diez mejores, y no tanto una marca de tiempo”.

El nadador argentino, considerado uno de los mejores del mundo, brinda sus consejos para todos aquellos que estén por participar de una competencia en aguas abiertas.

  • La recomendación principal es hidratarse bien antes de la carrera con sales minerales. Personalmente tomo una botella de Gatorade antes de largar, con un sobre de total magnesiano diluido, para prevenir calambres en la carrera. También se puede agregar un complejo vitamínico.
  • Antes de la largada, hacer muchos ejercicios de elongación y movilidad articular, en especial en los hombros, para asegurarse que estén activos a la hora de empezar la carrera y evitar lesiones.
  • No hay una comida específica, todo depende de cada uno. Yo trato de no comer nada pesado, es decir, evito las comidas que tengan una digestión muy lenta. Siempre como cereales, frutas frescas y secas, todo lo que sea energía rápida para el organismo. Es muy importante que consulten siempre al nutricionista. Lo mío es por algo de experiencia y personal pero un especialista que estudió el cuerpo de esa persona va a saber que le sienta mejor hacer.
  • La distribución de la energía en una carrera de 8 kilómetros depende del objetivo personal. Si uno quiere largar para terminar el desafío, siempre es recomendable llevar un ritmo progresivo que vaya creciendo a medida que uno va cambiando el aire. Suele pasar que en la competencia la adrenalina de la salida provoca como un agotamiento y una falta de aire, entonces sugiero que se salga tranquilo e ir cambiando y dominando el aire progresivamente. A los que tengan el objetivo de pelear la carrera, lo que siempre hago es hacer un pequeño sprint (aceleración) en la largada para tener una buena ubicación al comienzo, y luego recuperar el aire y bajar el ritmo progresivamente (no de golpe) y tratar de mantener un ritmo estable.
  • También ayuda mucho si hay competidores cerca, dejar que vayan primero e ir nadando bien pegado detrás de ellos para hacer el menor esfuerzo posible e ir guardando resto para el final, porque nadar detrás de otro nadador es como pasa en el ciclismo: el de adelante hace el mayor esfuerzo y siempre llega cansado al final y lo pasan. A no ser, obviamente, que pueda escaparse y soportar un ritmo estable que le permita sacar una diferencia y terminar primero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.