dinosaurio, Patagonia, Patagotitan mayorum

El dinosaurio más grande y pesado del mundo vivió en la Patagonia

El Patagotitan mayorum, el dinosaurio más grande que caminó sobre nuestro planeta, habitó suelo argentino hace unos 95 millones de años. Este gigante medía casi 40 metros de largo y pesaba alrededor de 77.000 kilos.

Al contrario que sus hermanos, el Argentinosaurius y el Puertasaurus, (todos descubiertos en Argentina) de los que solo se han recuperado un puñado de huesos, del Patagotitan se conserva un esqueleto casi completo.

patagotitan_0

A cuatro años de su descubrimiento, los científicos pudieron responder muchos interrogantes sobre la evolución, la biología y la morfología de estos enormes animales. Toda esta información fue presentada ahora por la prestigiosa revista Proceedings of the Royal Society of London, donde finalmente se comunicó que el nombre del dinosaurio será Titán Patagónico de la familia Mayo.

Esta historia comenzó en 2013, en la estancia La Flecha, a 260 kilómetros de Trelew, en la provincia de Chubut. En aquel paraje rocoso, un equipo del Museo Paleontológico Egidio Feruglio (MEF) halló restos de lo que se suponía, era una nueva especie de dinosaurio. Durante los trabajos de excavación se desenterraron los esqueletos parciales de siete ejemplares repartidos en 200 restos de diferentes proporciones.

Las dimensiones del dinosaurio gigante

En términos comparativos, el Patagotitan mayorum o Titán Patagónico de la familia Mayo, para ser considerado el animal más grande de la Tierra, alcanzaba una longitud de 40 metros, doce más que la ballena azul o el equivalente a dos camiones con acoplado, uno detrás del otro. En cuanto a su peso, se estima que rondaba las 80 toneladas, comparable a 14 elefantes africanos todos juntos.

Alcanzaba una longitud de 40 metros, doce más que la ballena azul o el equivalente a dos camiones con acoplado, uno detrás del otro.

Foto Daniel Feldman

Foto Daniel Feldman

El titanosaurio fue el linaje más diverso y exitoso de los dinosaurios saurópodos. Esta especie tenía su radiación principal durante el Cretáceo temprano medio y sobrevivió hasta el final de dicho período. Entre los saurópodos, este linaje tiene los valores más dispares de masa corporal, incluyendo los más pequeños y los de mayor tamaño conocido.

“El principal valor de este descubrimiento se centra en el tamaño del dinosaurio, por supuesto, pero sobre todo en la gran cantidad y excelente estado de preservación de los restos. Los titanosaurios fueron el grupo de dinosaurios saurópodos más diverso en la historia de evolutiva de este grupo herbívoro. Todo esto hace que sea un grupo muy interesante para analizar”, detalla Carballido.

“En Argentina sabemos de la existencia de titanosaurios gigantes, pero hasta el momento los hallazgos de estas especies eran más bien fragmentarios, con pocos elementos, lo que impedía por un lado comprender mejor la anatomía de los dinosaurios más grandes que habitaron el planeta y por otro, impedía analizar aspectos, como por ejemplo la evolución del tamaño corporal entre los titanosaurios”, estima Carballido.

En los cuatro años que trascurrieron desde su descubrimiento hasta se divulgó su nominación hubo que completar muchos procesos. “En el museo hay que preparar los huesos, remover la roca, consolidarlos. Todos procedimientos que se hace para preservar y poder estudiar los fósiles. Este procedimiento es lento y recién cuando una buena parte de los restos se encuentra preparados podemos comenzar el trabajo de investigación”, expone Carballido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.