Día Mundial del Agua, agua, ecología, salud

Día Mundial del Agua: un elemento vital que debemos cuidar

Las Naciones Unidas declararon al 22 de marzo como el Día Mundial del Agua, con el objetivo de concientizar sobre la importancia de ese recurso vital.

Este año el lema propuesto por la Asamblea de las Naciones Unidas (ONU) es “naturaleza para el agua”, y apunta a explorar cómo podemos usar la naturaleza para superar los desafíos del agua en el siglo XXI, vinculados al daño ambiental y el cambio climático, teniendo en cuenta que del 70 por ciento de agua que cubre la tierra sólo el 3 por ciento es potable.

La humanidad necesita agua

En la actualidad más de 663 millones de personas viven sin suministro de agua potable cerca de su casa, lo que les obliga a pasar horas haciendo cola o trasladándose a fuentes lejanas, así como a hacer frente a problemas de salud debido al consumo de agua contaminada.

La respuesta está en la naturaleza

La celebración de este año se centra en explorar cómo la naturaleza puede ayudarnos a superar los desafíos que plantea el agua en el siglo XXI.

Los problemas medioambientales, junto con el cambio climático, provocan las crisis asociadas a los recursos hídricos que ocurren en todo el mundo. Las inundaciones, sequías y la contaminación del agua se agravan con la degradación de la cubierta vegetal, los suelos, los ríos y los lagos.

Cuando descuidamos los ecosistemas, dificultamos el acceso a los recursos hídricos, imprescindibles para sobrevivir y prosperar.

Las soluciones naturales pueden dar respuesta a muchos de los desafíos relacionados con el agua. Queda mucho por hacer para implantar las infraestructuras ecológicas y armonizarlas con las tradicionales allí donde sea posible. Plantar bosques, reconectar los ríos con las llanuras aluviales y restaurar los humedales devolverá el equilibrio al ciclo del agua, además de mejorar la salud pública y los medios de vida.

Consejos simples para cuidar el agua desde casa

  • Cerrar las canillas durante el cepillado de dientes o lavado de platos en lugar de dejar correr el agua.
  • No dejar goteando las canillas.
  • Usar los baldes para lavar los autos en lugar de la manguera.
  • Hacer duchas más cortas.
  • Reciclar el agua de la pileta para regar las plantas o baldear la vereda.
  • Regar las plantas justo antes del ocaso para evitar que se evapore el agua con el sol.
  • Explicarle a los chicos sobre su importancia para la vida y que se trata de un bien escaso.
  • Aprovechar muy bien cada lavado de ropa, no es conveniente hacer un lavado por tres prendas para no desperdiciarla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.