¿Cuál es la reserva que alberga 1500 especies de cactus?

A través de la Ruta Provincial 12, en la localidad riojana de Chilecito, descansa entre montañas el cactario Chirau Mita: es la mayor concentración de cactus de Sudamérica, con más de 1500 especies de cactus.

Desde altos cardones que pueblan los paisajes montañosos del noroeste argentino hasta diminutas cactáceas que se mimetizan con piedras, forman un terreno se eleva en terrazas incaicas por la ladera de los cerros.

Chirau Mita, que significa “época luminosa o de renacimiento”, no es sólo un cactario sino un jardín botánico con absoluta prevalencia de cactus, pero con presencia de otras especies del género de las suculentas, como aloe vera y agave. De los cactus y otras suculentas, unas sesenta especies son autóctonas de La Rioja y el resto son provenientes de México, Estados Unidos, África, Cuba, Ecuador y Brasil.

Uno de los tesoros de este cactario es una planta originaria de África cuyo nombre científico es Welwetsia Mirabilis. Tiene una antigüedad genética de millones de años en el planeta y vive entre 3 mil y 4 mil años.

Esta planta exótica y milenaria no tiene aspecto de cactus, por el contrario, tiene dos hojas largas y planas de menos de un metro, de un tono amarronado, que surgen al ras del suelo y se arquean hasta tocarlo con sus puntas.

La creadora de este cactario riojano, Patricia Gallo, afirma que otra curiosidad es la planta africana Sifotema Jutae: una especie prima hermana de la vid que da uvas tóxicas, lo cual indica que la uva es un cultígeno, una planta mejorada genéticamente por el hombre como la papa.

El jardín botánico fue abierto en 2003, pero el proyecto lo inició Patricia junto a su esposo en 1996, aunque ella se dedicaba al cuidado y conservación de cactus desde niña. “Pensábamos que era un espacio necesario por el lugar donde vivíamos y por la historia del país, porque el cactus es endémico del continente americano y acá en Latinoamérica no había un lugar así”, explica.

Todas las plantas nacieron de semillas plantadas por Patricia, y las que no son autóctonas crecieron gracias a diversos cuidados y técnicas -como las terrazas- ya que cada especie requiere distinta cantidad de luz y humedad.

Sobre los visitantes que recibe Chirau Mita, Patricia explicó que hay muchos turistas que hacen una visita durante sus vacaciones por Chilecito, la Cuesta de Miranda -a unos 30 kilómetros- o en su paso por la ruta nacional 40, que atraviesa la ciudad. “También vienen especialistas o coleccionistas de todos los continentes, interesados en conocer algunas especies y en saber cómo conservarlas”.

Además del jardín botánico, en el predio funciona el Museo Arqueológico de las Culturas, donde se exponen piezas de las culturas ayampitin, aguada, diaguita, inca y belén, además de unos huevos de dinosaurios hallados en la zona.

cactus