extinción, yaguareté, animal, ecología

Por el ataque del hombre hay un millón de especies animales amenazadas

La degradación de la naturaleza “crece a un ritmo sin precedentes en la historia humana”, afirmó hoy la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes), que advirtió que “un millón de especies están amenazadas de extinción”, lo que puede generar “graves impactos” sobre la población.

Según los expertos, los cinco impulsores directos de las modificaciones en la naturaleza, con los mayores impactos globales relativos hasta el momento, son “los cambios en el uso de la tierra y el mar, la explotación directa de organismos, el cambio climático, la contaminación y las especies exóticas invasoras”.

El estudio, recopilado por 145 expertos de 50 países en los últimos tres años y que tuvo aportes de otros 310 autores, analiza los cambios en las últimas cinco décadas y brinda un panorama de la relación entre el desarrollo económico y su impacto en la naturaleza.

También ofrece una gama de posibles escenarios para los próximos años y afirma que “aún no es demasiado tarde para revertir la situación”, pero “sólo si empezamos ahora a trabajar en todos los niveles, desde el local hasta el global”.

“Alrededor de un millón de especies de animales y plantas están ahora en peligro de extinción, muchas en el plazo de décadas, más que nunca en la historia de la humanidad”, alertó el organismo a cargo de Robert Watson.
El documento detalló además que “la abundancia promedio de especies nativas en la mayoría de los principales hábitats terrestres disminuyó al menos un 20 por ciento, la mayoría desde 1900”.

Asimismo, “más del 40 por ciento de las especies de anfibios, casi el 33 por ciento de los corales re-formadores, el 10 por ciento de los insectos y más de un tercio de los mamíferos marinos están amenazados”.

En tanto, al menos 680 especies de vertebrados fueron “llevadas a la extinción” desde el siglo XVI, y más del 9 por ciento de las razas domesticadas de mamíferos utilizados para la alimentación y la agricultura se extinguieron en 2016, con al menos 1.000 razas más amenazadas.

Para aumentar la relevancia política del informe, los autores hicieron por primera vez una clasificación a esta escala y se basaron en un análisis exhaustivo de la evidencia disponible.