leches vegetales, salud, alimentos

Los superpoderosos: ¿qué alimentos combaten al cáncer?

La nutrición es, sin duda, una parte importantísima cuando hablamos del tratamiento contra el cáncer. Ingerir alimentos adecuados antes, durante y después de un tratamiento nos ayudarán a sentirnos mejor y a que nuestro organismo se encuentre con mucha más fuerza para hacer frente al cáncer.

No olvidemos que llevar un estilo de vida sano -incluyendo la dieta– es crucial para no desarrollar alguno de los muchos tipos de cáncer que existen, pues entre el 20% y el 25% de los tumores malignos podrían evitarse con una dieta adecuada.

Afortunadamente, contamos con una gran variedad de alimentos que se convierten en auténticos aliados y protectores frente al cáncer por sus propiedades anticancerígenas. Los compuestos activos de algunos de ellos evitan el crecimiento y la proliferación de células tumorales, como la vitamina A de la zanahoria, el licopeno del tomate, los índoles presentes en las coles; la vitamina A de la zanahoria; los flavonoides de los cítricos, las antocianinas y fenoles de las uvas o las berenjenas o la luteolina de melón o las espinacas.

Algunos de los alimentos de consumo habitual cuyas propiedades nos pueden proteger frente al cáncer son, entre otros: el aceite de oliva virgen extra, el tomate, el brócoli, el trigo, la soja, la cúrcuma, las setas, el aloe vera, el ajo, el té verde, la lechuga, las espinacas, los porotos, las nueces, las naranjas y los limones.

A evitar: Hay que evitar comer en exceso las carnes (tienen mucho colesterol) y alimentos con muchas: grasas y calorías, café, edulcorantes y conservantes. A continuación, un detalle:

Tomate

El licopeno, presente en el tomate fresco y sus derivados, ha demostrado su capacidad para inhibir la proliferación celular, al tiempo que posee un efecto anti-carcinogénico y anti-aterogénico, al intervenir en la comunicación intercelular y modular los mecanismos inmunológicos.

Café

Según un estudio de la Universidad de Rutgers (EE UU), beber cafée incluso aplicarlo directamente sobre la piel es eficaz para prevenir el cáncer de piel, ya que la cafeína inhibe una proteína llamada ATR que, al ser neturalizada, lleva a la destrucción de las células dañadas por los rayos ultravioletas tras una excesiva exposición al sol.

Leche

Al igual que los huevos, la leche tiene propiedades anticancerígenas por su alto contenido en vitamina D. Además, se ha descubierto recientemente que la leche materna, además de fortalecer el sistema inmunológico del bebé, previen tumores infantiles agresivos gracias a dos de las proteínas que contiene (TRAIL y “Hamlet”).

Ciruelas y duraznos

Las últimas investigaciones han revelado que los extractos de ciruela y durazno ayudan a destruir las células del cáncer de mama, incluso a las más agresivas, sin dañar a las células sanas, lo que abre las puertas a nuevos tratamientos de quimioterapia sin efectos secundarios.

Nueces

Científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad Marshall en Estados Unidos demostraron que tomar un puñado de nueces al día reduce el riego de padecer canáncer de mama por su alto contenido en ácidos grasos omega-3, antioxidantes y fitosteroles

Brócoli

La clave está en su elevado contenido en isotiocianatos. Esta sustancia, también presente en el repollo y la coliflor, elimina la proteína del gen p53 defectuoso que provoca el crecimiento anormal de las células.

Orégano

Uno de los componentes del orégano, el carvacrol, induce apoptosis o muerte celular programada en las células tumorales de la próstata. Esta superespecia tiene además propiedades anti-inflamatorias y actúa como antibiótico.

Huevos

El licopeno, presente en el tomate fresco y sus derivados, ha demostrado su capacidad para inhibir la proliferación celular, al tiempo que posee un efecto anti-carcinogénico y anti-aterogénico, al intervenir en la comunicación intercelular y modular los mecanismos inmunológicos.

Vino

Vinos, día nacional del vino, decreto 1800

De acuerdo con un estudio reciente, los hombres que beben alrededor de cuatro copas de vino tinto a la semana reducen en un 50% el riesgo de contraer cancer de próstata. Este efecto se debe al antioxidante resveratrol, que reduce los niveles de hormonas masculinas, como la testosterona, que estimulan el crecimiento tumoral. Sin embargo, no olvidemos que existe evidencia científica que expone que beber alcohol en exceso está asociado con un mayo riesgo de cáncer de la cavidad oral y la faringe. El alcohol también puede aumentar el riesgo de cáncer de mama al dañar el ADN de las células.

Té verde

Debido a su alto contenido en polifenoles y antioxidantes, el  té verde (y también el té negro) es una poderosa bebida anticancerígena. Evita que las células cancerígenas se dividan y se multipliquen, lo que lo convierten en un estupendo aliado para ayudar a combatir esta enfermedad.

Trigo y centeno

Contienen una serie de ingredientes que eluden el cáncer. Estos alimentos tienen la capacidad de acelerar el tránsito intestinal y ayudar a prevenir el cáncer de páncreas, estómago, colon y mama.

Aceite de oliva

aceitunas, aceite de oliva, cosecha

En particular, sus compuestos polifenólicos ayudan a combatir el cáncer de mama en sus fases más agresivas. Además, gracias a sus propiedades, que facilitan la transformación de los alimentos, impiden la absorción de grasas y azúcares nocivos para el organismo.

Aloe vera

La planta de aloe vera tiene la capacidad de reforzar nuestro  sistema inmunológico y prevenir los daños de las fases germinales del cáncer de páncreas y pulmón.

Manzanas

Según un estudio realizado por investigadores del Instituto Mario Negri de Milán (Italia), y publicado en la revista Annals of Oncology, el consumo regular de manzanas reduce significativamente el riesgo de padecer diversos tipos de cáncer, como el de esófago, el ovárico, el colo-rectal o el de próstata. Además, los fitoquímicos de este fruto previenen el cáncer de pecho.

Semillas de lino

Las semillas de lino destacan por su alto contenido en omega 3. Contienen, además, compuestos llamados lignanos y fibra dietética que tienen múltiples beneficios para nuestra salud: previenen el estreñimiento, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la osteoporosis. La linaza posee así tres elementos que pueden reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer: el ácido alfa-linolénico, un ácido graso esencial omega-3; los lignanos, que son fitoestrógenos y antioxidantes; y la fibra dietética.

Ajo

El ajo es otro de los alimentos que previene y combate el cáncer gracias a su alto contenido en antioxidantes como la lisina y la quercetina que, además, es muy utilizado para prevenir gripes. Podemos tomarlo crudo, cocinándolo como condimento en nuestras comidas o salas o incluso en ensaladas y pastas. El beneficio es el mismo.

Jengibre

Es un poderoso antioxidante que ayuda a reducir los radicales libres de nuestro organismo, tiene propiedades antitumorales. De hecho, es incluso más eficaz que muchos fármacos contra el cáncer. Entre otras cosas, la raíz del jengibre reduce los tumores en la próstata. Así lo confirmó un estudio de la Georgia State University, que evidenció que el extracto de jengibre hizo disminuir el tamaño de los tumores de próstata hasta un 56% en un grupo de roedores.

Cebolla

Esta planta bulbosa del género Allium es una gran aliada contra el cáncer gracias a sus compuestos orgánicos ricos en azufre. Previene e inhibe el desarrollo del cáncer.

Perejil

El perejil también posee múltiples beneficios asociados al cáncer: funciona como un desinflamatorio, antifúngico, antiviral y antiespasmódico. El compuesto llamado apigenina, es un flavonoide que acorta la vida de las células cancerosas. También está presente en la menta o el apio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.